Envío gratis arriba de $1500 pesos

Espacios estresantes

Normalmente pensamos que un espacio estresante es la oficina o cualquier área de trabajo, es por eso que vemos tendencias de empresas como Google y Facebook que han innovado en cuanto a espacios para que provoquen un ambiente más relajante mientras se vive el estrés del trabajo sin embargo, los espacios incómodos también se relacionan con la vivienda, las ciudades, restaurantes, cafeterías, etc.

El factor o síntoma de que un espacio es incómodo es el estrés, pero también existe la melancolía, la soledad o el aburrimiento. En la sicología ambiental se investiga cómo es que los espacios influyen en las personas y su estado de ánimo o forma de pensar y de ahí se derivan corrientes con propósitos específicos.

Una de esas reacciones ante los colores, el sonido, los olores se ven reflejadas siempre en nuestro cuerpo y es por eso que detectamos un síntoma muy común como es el estrés, pero como bien se sabe, todos reaccionamos diferentes por ejemplo, hay personas que les gusta saturar sus espacios para sentirse acompañados en cambio, otros les gusta un ambiente minimalista para perpetuar relajación o sencillez en sus ambientes.

Por lo tanto, la sensación de cada espacio es totalmente subjetiva pero va conectada con los sentimientos de las personas. Pero para detectar un espacio estresante siempre hay que revisar qué emociones negativas provoca en las personas y hacer ajustes por ejemplo:

  1. Revisa la iluminación: ya sea un jardín, un salón, un cuarto, casa u oficina… la luz es fundamental y el primer factor para evitar el estrés, soledad, aburrimiento o incomodidad. Por ejemplo los espacios cerrados y con poca luz nos desconectan con el exterior o la naturaleza la cual como seres humanos pedimos a gritos. Sin embargo no abuses de la iluminación, el punto es buscar un equilibrio entre la falta de con la medida adecuada para que no sobre-estimules tu metabolismo y no generes estrés.
  2. Ocupar colores más amigables y claros, que no sean pesados para que armonices, si utilizas un color claro, probablemente no vas a necesitar de un exceso de luz, las personas extrovertidas necesitarán siempre un exceso de color, pero se puede compensar con que coloques algún accesorio o una sola pared con un color especial.
  3. Siempre tener olores agradables, puedes recurrir al olor de manzana con canela para aquellos extrovertidos pero para los más introvertidos, la lavanda sabemos que no falla.
  4. Si tu espacio no tiene forma de ver al exterior, entonces trae la naturaleza a tu lugar donde puedas colocar una planta que siempre te de esa calma y te recuerde la naturaleza.
  5. Sonidos de naturaleza como la lluvia o el agua, son efectivos sobre todo cuando estas en un momento de estrés muy intenso.
  6. Evitar el desorden, una casa bien organizada, una oficina bien delimitada y un jardín bien cuidado siempre son lugares amigables. Evita tener exceso de libros a la vista, papeles, o tiraderos por donde quiera, un espacio limpio con buen aroma relaja porque recuerda que tienes todo en orden, es un factor que provoca tranquilidad y te da información de que estas en el camino correcto.

Existen sicólogos ambientales que saben cómo equilibrar el espacio con tus sentimientos, no es una moda, ya es una disciplina profesional el poder analizar tus espacios y encontrar una solución para tu bien estar.

Si te encuentras en un espacio estresante como un hospital, restaurante, casa o jardín, trata de buscar elementos que te hagan sentir diferente. No siempre tenemos el lujo de estar en circunstancias que nos permitan tener paz y tranquilidad, sin embargo cuando te preguntes ¿porque no me gusta la sensación de este lugar? pues ya lo sabes y de esa forma entiendes que no te conviene sentirte solo o estresado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio